Imprimir

Nazaret, espacio para la misericordia

Publicado en Noticias

Queremos expresar nuestro infinito agradecimiento a Dios, a nuestra madre María y a nuestro querido Jesús de Nazaret por los dos días vividos en el campamento Nazaret 2016.

Ha sido una experiencia en la que hemos vivido muchos bellos momentos. En cada compartir se podía descubrir el amor de Dios Padre hacia nosotros: en tantas risas, en los cantos, en los gritos de alegría... Son muchas las emociones que quedarán en la memoria para siempre, desde que llegamos al lugar de la acampada hasta que, de regreso, nos bajamos del colectivo.

Disfrutamos de un paisaje excepcional, donde admiramos la increíble belleza de la Creación. Las aguas caían de la cascada y al cerrar los ojos y escuchar su murmullo, sentíamos una paz única.

Cada uno de los juegos que hicimos con los chicos nos mostraba que todos llevamos un niño dentro que, en ocasiones así, se manifiesta con ganas.

En la actividad del sábado trabajamos la integración con el ambiente y en el grupo. Era necesario cuidar la relación con cada una de las personas que estábamos ahí. Por la noche, en torno a la fogata, hicimos muchos juegos nocturnos, donde todos participamos y nos divertimos mucho. Fueron momentos muy alegres que nos dejaron varias anécdotas que hasta ahora nos causan gracia, tanto a los animadores como a los chicos. También hay que mencionar la expectación y el temor que nos producía cada ruidito del bosque, pero juntos nos sentíamos seguros.

El domingo desarrollamos temas en torno a la comunicación, la alegría y el servicio. Los chicos compartieron aportaciones muy lindas que nos dejaron muchas pistas para continuar ahondando más en el tema y seguir trabajando con ellos. También preparamos un pequeño detalle para nuestras familias.

En síntesis, fue una de las experiencias más maravillosas que hemos vivido, porque gracias al afecto de todos podíamos sentirnos en casa. La cooperación fue espectacular, así como en la limpieza, la cocina, los juegos... y, en definitiva, en todas las actividades. Una vez más, descubrimos que en las cosas sencillas es posible encontrar a Jesús.

En cada compartir podemos encontrar la verdadera felicidad. Aunque, con el tiempo, algunos detalles desaparezcan de nuestra memoria, nuestro espíritu siempre sentirá el gozo de rememorar todo esto.

Solo queda decir gracias por invitarnos a vivir esta acampada. Gracias, Señor, mi querido Nazareno, por manifestarnos tu amor en cada detalle y por mostrarnos NAZARET como espacio PARA LA MISERICORDIA.

Lourdes Topacio, Animadora Nazaret de Itá (Paraguay)

 

  • logo siervas

        

  • sersol

  • Novallavor

  • logo de avidi


  • logo ag

  • logo gran cas

  • vicentino
  • logo Burzaco


  • facebook    
  •              
    youtube

              
             

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web